DONA PINCHANDO LA IMAGEN DE #SomosLaLeche

DONA PINCHANDO LA IMAGEN DE #SomosLaLeche
#Bloguerasxlalactancia

lunes, 20 de febrero de 2017

ROSQUIS Y LOS CABALLOS: VUELTA EN PONI CLUB CATALUNYA

A Rosquis le gustan mucho los caballos y los ponis, como ya debéis saber l@s fieles seguidores de las aventuras de la familia Rosquillas. De hecho, a sus 3 años ya ha montado cuatro veces en poni. La primera vez en el Parc de la Oreneta , las dos siguientes fueron en La Garrotxa y la cuarta vez fue para celebrar su cumple. Le llevamos a Poni Club Catalunya, un centro de hípica que abrió sus puertas en 1988 y está situado cerca de Barcelona, en la localidad de Sant Just Desvern, en una área de montaña.

Aparte de cursos de equitación hay dos actividades interesantes para peques a partir de 3 años. Una de ellas es la que realizamos, la Volta en Poni (Vuelta en Poni) por un circuito marcado de 20-30 minutos de duración y también hay el Taller que, además de una vuelta en poni, incluye cómo tratar a un poni (saludarlo, cepillarlo, montarlo, etc), que se realiza con un monitor especializado a horas convenidas -esta actividad la dejaremos para más adelante-.

La vuelta en Poni la realizamos por un circuito de montaña, que combina algunas cuestas, con un poco de pendiente, terrenos llanos y algunas bajadas hasta el punto de partida, pasando por "pistas, donde había alumnos montando en caballos. El padre o madre que lleva al peque es quién marca el ritmo, en teoría, pues el poni que Rosquis escogió ya se conocía el camino e iba marcando el paso y el ritmo. Papá Rosquillas tenía que evitar que no se parase a comer hierbas del suelo y yo iba acompañándoles y haciendo fotos a su paso. Fue una breve, pero bonita experiencia por el precio de 7 euros. Los talleres más completos que os he comentado cuestan 10 euros. Poni Club también ofrece la posibilidad de realizar fiestas de cumpleaños en sus instalaciones (llevando cada uno la comida) y pudiendo montar ponis y caballos con los asistentes a la celebración. Me pareció un centro de equitación muy correcto con un personal amable y servicial, seguramente volveremos en una próxima ocasión.

¿Conocéis Poni Club o algún centro de equitación? ¿Vuestros peques han montado a caballo?

miércoles, 8 de febrero de 2017

TALLER DE JUEGOS Y JUGUETES NO SEXISTAS

Ayer tarde en la guardería de Rosquis las familias que así lo deseamos asistimos a un Taller de juegos y juguetes no sexistas. La encargada de dar la charla fue Laura Martínez, de la asociación Fil a l´Agulla. Mientras nosotros atendíamos a la charla y al taller, los peques jugaban con dos educadoras en una sala contigua.

¿Sobre qué aspectos trató el taller? Se estructuró en 3 partes diferenciadas.

1-Introducción: ¿Cómo nos determina el género desde el nacimiento hasta que crecemos? Hicimos un pequeño "brainstorming" entre todos para ir extrayendo ideas asociadas al género femenino y masculino. Como conclusiones, podríamos decir que a las niñas se nos asocia el rosa, el carácter más tranquilo y reflexivo y la "fuerza" más emocional, así como las profesiones de "cuidadoras" (enfermeras, maestras, educadoras, etc), mientras que a los niños se les asocia el azul, el carácter más movido, más competitivo, la "fuerza" más bruta y violenta y las profesiones de carácter científico o técnico. Asimismo, todo viene determinado por lo que se cree que es (o debe ser) un niño o una niña. Así pues, se crean los estereotipos y los roles que van asociados a ellos. Por ejemplo, un  niño no debe llorar ni mostrar sus emociones y una niña debe ir limpia, aseada...

2-Explicación: Nos enseñaron unas cartulinas donde había la foto de unas princesas, de unas niñas jugando a "cocinitas" y maquillándose, y otra foto en que había un superhéroe, un coche, una caja de herramientas y nos preguntaron a qué estaban asociados. Nos comentaron que es, desde la familia y también desde la escuela, que hay que luchar por cambiar esos estereotipos para que un niño no se sienta mal ni juzgado por su entorno por el simple hecho de ser sensible, tranquilo o jugar con un carrito de bebé, ni una niña por ser movida y "ensuciarse" o jugar a ser un superhéroe con una espada.

3-Taller de ejercicios prácticos: Los padres y educadores que asistimos hicimos 3 actividades prácticas. La primera consistía en escenificar la "palabra" que nos propuso Laura Martínez. "Princesa", "superhéroe", "mesa", "lluvia", "yo soy princesa", "yo soy superhéroe"...etc. La segunda fue irnos pasando una botella de agua y representar, haciendo mímica, dándole a esa botella un valor simbólico distinto al que tiene en realidad. La tercera fue ir construyendo entre todos un cuento, a través de distintas figuras y muñecos que nos proponía, para hacer una historia distinta y alejada de los típicos cuentos tradicionales.  Así pues, salió una barriguita que quería hacer un concierto con sus amigos en las montañas y usaba el poder de una bruja para hacer más grande un helicóptero y así poder transportarlos o una bruja que estaba harta que un príncipe la molestara, le convirtió en rana, hasta que se dio cuenta que le echaba de menos y quería bañarse en el agua con éste, pero no sabía nadar...etc, etc...

En definitiva, que dependiendo de la educación que les demos en casa a nuestros hijos/hijas que una Barbie pueda jugar a ser mecánica como que Spiderman tenga interés por la lectura y vaya a la biblioteca acompañado por Hulk. Es decir, que nuestros peques pueden tener los mismos juguetes, pero darles nuevos usos y roles y tratar de no perpetuar los estereotipos asociados a niños y a niñas. Siempre que sean ellos quienes, libremente, escojan a lo que quieren jugar y cómo quieren hacerlo. Asimismo, los padres debemos intentar convertir acciones de la vida cotidiana en juegos y jugar e interactuar más con nuestros peques.

¿Serán capaces de retratar los catálogos y la sociedad estos nuevos escenarios alejados de los típicos roles y estereotipos asociados al género?

¿Qué os parecen estas ideas de la charla? En el próximo post os hablaré de tiendas con "juguetes distintos" y cuentos "no sexistas".


jueves, 2 de febrero de 2017

LA BIBLIO DE ROSQUIS: EL BOMBERO Y LOS SONIDOS DE MOTORES

Estas Fiestas de Navidad han servido para ampliar la Biblio de Rosquis. A continuación, os recomiendo dos de los libros que más le están gustando actualmente al peque, que acaba de cumplir 3 años.

Pequeño héroe: El Bombero (Editorial Panini. 8 páginas. 7,90 euros. Tapas duras): Este cuento está dentro de la colección de pequeños héroes para los más pequeños, que también incluye el indio, el vaquero, el pirata, el aventurero y el superhéroe. Le compré el bombero, pues fue el que tenían disponible en la librería y, además, era una apuesta segura, pues le encantan sobre todo los camiones de bomberos. El cuento trata sobre el bombero Óscar y su amigo Marcos que salen a socorrer a Teo, un niño que se ha quedado atrapado en su habitación por las llamas en su domicilio. Los más pequeños pueden familiarizarse con la manera cómo trabajan los bomberos desde que suena la alarma de incendio en el parque de bomberos, cómo actúan, qué emplean, etc. todo ello de manera amena y sencilla, con una historia muy accesible para los más peques ilustrada de manera muy bonita.


Además, en las dos páginas finales se halla un pequeño cuestionario de comprensión lectora con algunas preguntas acerca de la historia y un dibujo de un bombero, con la cara en blanco para que cada familia pueda poner la foto en carnet de la cara del niño y convertirlo en el pequeño héroe, el bombero (cómo veis en la foto 2). Destaca, asimismo, por su tamaño de bolsillo y sus tapas y páginas duras.
A Rosquis le encanta que le cuente la historia de los bomberos Óscar y Marcos y nunca se aburre de escucharla.




Sons de motors (Editorial  Timunmas. 12 páginas. 14 euros. Tapas duras): Este libro de tapas y páginas duras y de gran tamaño es ideal para aquellos niños a los que les encante descubrir cada uno de los vehículos de obra y servicio (camión de reparto, camión monstruo, excavadora, camión de bomberos y camión hormigonera). Así los más peques conocerán su descripción (¿para qué sirve?), sus características y distinguirán los sonidos que hace cada claxon o cada motor. Es un libro interactivo, que aparte de imagen y texto, contiene todos los sonidos de los distintos vehículos mencionados. Potencia la interacción del peque, sus ganas de aprender, mejora la coordinación mano-ojo, la motricidad fina y amplia sus conocimientos.


 A Rosquis le encanta preguntar "¿qué es ?" en cada camión y apretar y descubrir y así obtener los sonidos, bien sea presionando en la rejilla, en la rueda del camión, en la pala de la excavadora, en el tambor rugoso de la hormigonera, etc.

En definitiva, dos buenas opciones en libros de pre-lectura para peques que amen los oficios y los vehículos.

¿Qué os parecen estas recomendaciones? ¿Los han leído vuestros peques?


miércoles, 25 de enero de 2017

BALLERINA OBRA EL MILAGRO

El pasado 27 de diciembre, aprovechando las vacaciones de Navidad y gracias al pase infantil que organizó A Contracorriente Films, pudimos ver el preestreno de Ballerina, una película de animación que se estrena precisamente esta semana. si queréis leer la crítica, os invito a hacerlo en el Faces.



Este post no es para analizar la película sino para explicarlos que el cine obró el milagro con Rosquis. Los que seguís las aventuras de la familia Rosquillas ya debéis saber el carácter movido del peque y también que hemos ido a varias sesiones de Cinema amb Nadons. Pisó una sala de cine por primera vez en Sabadell cuando tenía 7 meses para ver Guardianes de la Galaxia y con 12 y 13 meses fuimos a ver Big Hero 6 y Birdman, pero al ser tan peque no disfrutamos ni los padres ni mucho menos Rosquis. Nosotros sobre todo no disfrutábamos por la serenata que organizaba o el movimiento que tenía cuando ya comenzaba a caminar. Por suerte, estas sesiones son especiales y ya se hacen cargo de que los bebés lloran, enredan, comen, duermen y se mueven, etc. Pero lo que se dice al cine normal no habíamos vuelto hasta que Rosquis tuvo 2 años en que Barcelona Colours nos invitó al preestreno de El niño y el mundo. ¿Sabéis cuánto duró en la sala? Pues menos que canta un gallo, a los 10 minutos se salieron Papá Rosquillas y él y tuve que quedarme para acabarla de ver, pues tenía que aprovechar y hacer la crítica para el Faces.

Cuando me llegó la invitación de Ballerina temblé. Además, previamente, me había comentado la existencia del pase, Dácil, de Blog de Una Madre Desperada, que también fue con sus peques, en Madrid, en su caso. Por un lado, yo tenía ganas de volver a probar otra sesión de cine, por otro, me ponía nerviosa con la sola idea de pensar que iba a aguantar muy poco sentado viendo la peli. Unos días antes le puse el tráiler en la tablet, una promo que dura menos de 2 minutos y apenas se quedó quieto para mirarlo. "Mal vamos", pensé.

Pero aún así, me arriesgué y confirmé la asistencia. Rosquis tenía casi 3 años, edad óptima para empezar la experiencia cinematográfica y se tenía que volver a probar, ¿verdad? Antes de entrar a la sala del Verdi Park le comenté a la periodista de prensa que pasaba lista que me daba la impresión que volvería a quedarme sola a ver la cinta, de nuevo. Ella me respondió que seguro que no, que cuándo comenzara se quedaría "enganchado".

Si no lo veo no lo creo, cómo de quieto y formal que se estuvo cuando apagaron las luces y comenzó la proyección. "Oh my God!", ¿Cómo una bailarina y su amiguito habían obrado semejante milagro? Estaba con la boca abierta e incluso a veces se reía o gritaba algo que le llamaba la atención...Y siguió quieto en su butaca durante 1 hora...A la hora, se le cayó el agua al suelo y ahí comenzó el desmadre, bajándose del asiento, diciendo que quería irse...Así que para no molestar al resto de periodistas y de padres con niños, Papá Rosquillas y Rosquis abandonaron la sala sin ver el tramo final...Los últimos 25 minutos fueron sólo para mamá, ejerciendo ya de crítica y no de madre, como la vez anterior.

Aunque cada vez que ve anunciada la película en la televisión, durante el Club Súper 3, grita entusiasmado, así que deduzco que lo que vio le gustó y que podríamos repetir sesión de cine en un futuro no muy lejano.

¿Cómo fueron vuestras primeras experiencias en cine con los peques?

lunes, 16 de enero de 2017

ROSQUIS CUMPLE TRES AÑOS INMERSOS EN LA VORÁGINE DE LA RUTINA



Rosquis cumplió 3 años hace ya 9 días y apenas he tenido tiempo de sentarme a escribirle unas líneas, a causa de la vorágine de la rutina diaria en la que vivimos inmiscuidos. Los días se hacen largos, las noches cortas, las jornadas pasan lentamente y los años vuelan.

Cuando miro la foto de Rosquis recién nacido, tan gordito, saludando con su manitas como si bailara y le veo ahora, tan delgadito, inquieto y traviseo, me parece mentira que hayan pasado 3 años. Por otra parte, me doy cuenta de que estos 3 años han sido los más intensos de mi vida.

Leí recientemente que una madre se ve sometida durante una sola jornada a un entrenamiento comparable a los que hacen los militares, tanto a nivel físico como emocional. Son tantos retos, tantas obligaciones, tantas carreras, tantos asuntos por solucionar día tras día, mes tras mes, año tras año , que es normal que acabemos agotadas, con las energías por los suelos. Pero ahí está una jornada tras otra para que vayamos resurgiendo cuál Ave Fénix a cada paso, cada risa, cada travesura, cada inconveniente, cada alegría de nuestros peques.

Y es que en 3 años han pasado tantas y tantas....de buenas y de malas, de risas y de llantos, de agobios y de relax -aunque de esto último más bien poco, con un niño tan intenso como Rosquis- que, cuando giro la vista atrás, me parece extraño que hayamos llegado hasta el día de hoy, con la cabeza bien alta, algunas contracturas y dolores de más, muchos desvelos y otras cuántas legañas, y tantos y tantos sueños y retos por realizar aún.

Rosquis aún no habla claro -aunque cada vez va adquiriendo más competencias lingüísticas y ampliando su vocabulario-, toma teta, no ha abandonado el pañal...Siempre le hemos respetado sus ritmos y no le hemos impuesto nada. Cuando quiso dejar las tomas nocturnas y de siesta de teta con 25 meses, lo hizo. Cuando abandonó el bibe con 18 meses, también y sin problemas (pues durante algún tiempo hicimos lactancia mixta). No hemos completado la "operación pañal", aunque sí es cierto que a veces pide sentarse en el orinal y hace pipi (la caca aún no ha hecho nunca)...Ya resulta bastante vertiginosa la vida diaria como para forzar y estresar a que haga lo que no quiere o para lo que no se siente aún preparado....

Y lo más importante que pienso es que esta maternidad ha sido lo más emocionante de mi vida. Una montaña rusa de la que una no se puede apear y, si me he mareado en bastantes ocasiones, he tomado aliento, bebido agua y seguido adelante. Y como dice el refranero popular catalán: "Qui dia passa, any empeny!".

¿Tenéis a menudo pensamientos como estos míos sobre vuestra maternidad? ¡Contadme, si queréis! ¡Gracias!


viernes, 16 de diciembre de 2016

PLAN EN FAMILIA POR LA GARROTXA

Que a la familia Rosquillas nos tira la parte de Girona es ya de sobras conocido. Aprovechando los días festivos fuimos a hacer unas actividades en familia a La Garrotxa (Olot) y alrededores. Si os gusta la naturaleza, los mercados navideños y los animales, este plan para hacer con los peques seguro que os puede interesar. ¿Nos acompañáis?


Nuestra propuesta comienza dejándonos envolver por el ambiente navideño de las calles principales del Casco Antiguo en Olot, la capital de comarca y tierra de volcanes por excelencia. En torno a la Plaza Mayor, en un entramado de calles circundantes, podéis ver el Firal (Ferial), que es el mercado de artesanía y de Navidad. Podréis recorrer sus puestecillos de artesanos y comprar o bien embutidos o dulces, fotografiaros junto a un gran Tió o bien, al final del recorrido, dar tres vueltas en poni por 3 euros. Rosquis es un gran enamorado de los caballos y para él fue todo un acontecimiento poder montar en un poni adornado con el típico gorrito de Santa Claus. Lo mejor de todo fue que nos regalaron una vuelta extra para hacer en poni en el Camping Lava, que se encuentra a 3 kilómetros de La Fageda del Jordà, en la localidad de Santa Pau.

Y hablando de La Fageda del Jordà...Hay varias opciones para visitarla, la más excursionista, que consiste en recorrer a pie o en bicicleta los distintos itinerarios y senderos del bosque, ayudados por el mapa que os darán en el punto de información de Can Serra (a la entrada). O bien, la más cómoda, que es tomar uno de los carruajes tirados por caballo percherón y realizar un recorrido de 1 hora de duración.

¿Quién no se siente transportado al Far-West, cuando iban los colonos americanos montados en sus carruajes, por un momento adentrándose en La Garrotxa más profunda, húmeda y natural? A la mitad del paseo, nos bajamos para caminar un rato, contemplar el paisaje y nos recitaron un poema en catalán de Joan Maragall dedicado a La Fageda del Jordà que dice así:



"Saps on és la fageda d'en Jordà?
Si vas pels vols d'Olot, amunt del pla,
trobaràs un indret verd i profond
com mai cap més n'hagis trobat al món:
un verd com d'aigua endins, profond i clar;
el verd de la fageda d'en Jordà.
El caminant, quan entra en aquest lloc,
comença a caminar-hi a poc a poc;
compta els seus passos en la gran quietud:
s'atura, i no sent res, i està perdut.
Li agafa un dolç oblit de tot lo món
en el silenci d'aquell lloc profond,
i no pensa en sortir, o hi pensa en va:
és pres de la fageda d'en Jordà,
presoner del silenci i la verdor.
Oh companyia! Oh deslliurant presó!"


Las sensaciones en La Fageda son casi indescriptibles. Así que por ello os he dejado el poema.

A mediodía fuimos a hacer la vuelta en poni que nos quedaba al Camping Lava. Este lugar está especialmente pensado para las familias con niños, pues en sus instalaciones cuentan con una pequeña granja con animalitos (corderos, cabras, gallinas, conejos, pavos, etc), una zona de parque infantil (con triciclos incluso) y un carrilet que lleva a dar una vuelta por la zona volcánica (Santa Margarida, Croscat..., que nosotros no pudimos hacer por un tema horario y nos quedó muy pendiente). También hay un restaurante, que es tipo cantina, en el que hay varios menús, uno de ellos infantil, la comida es suficiente y está bastante buena. Además, cuentan con tronas y cambiador de bebés en el baño y una zona con juegos y juguetes.

¿Conocéis Olot y La Fageda del Jordà? ¿Qué planes con peques nos recomendáis?


jueves, 24 de noviembre de 2016

PROBLEMAS CON LA ALIMENTACIÓN: LAS TAPAS DE ROSQUIS

Vuelvo a retomar el blog con un post de preocupación y de desahogo, de esos que nos viene tan bien a las madres para poner sobre la mesa cuestiones que quizás les han pasado o les pasan también a otros peques.

Mi Rosquis, ya sabéis que siempre ha sido un peque delgadito, excepto cuando nació que era un bebé gordito y, por ello, se le quedó este apodo de Rosquis (Rosquillas).

Nunca se ha caracterizado por comer muy bien, pero sí comía de todo y variado y, aunque no "limpiaba" los platos (puesto que nunca le hemos obligado a terminárselo todo), sí que era capaz de comerse unas buenas cantidades de verdura, sopa, carne, tortilla, etc (el pescado siempre ha sido nuestro caballo de batalla y se lo tenía que disfrazar para que se lo comiera un poquito).

Con el inicio del curso en la guarde vinieron los temidos virus (resfriados, fiebres y gastroenteritis) y comenzó a comer muy poco lo que, por otra parte es lo habitual cuando se padecen estos procesos catarrales y estomacales. Pero, al cabo de un mes, le noté una pérdida de peso algo alarmante y lo llevé a la pediatra.

Después de pasar el último resfriado y coincidiendo con sus 34 meses, Rosquis empezó además a "tapear", es decir, que no aceptaba las comidas que antes le gustaban, empezó a rechazar los primeros platos (ni sopas ni verduras) y a comer muy caprichoso y desordenado: Unos cuántos garbanzos por aquí, que unos trozos de jamón o unas bolitas de hamburguesa, algunas croquetas o huevo duro por allá....Y a sustituir las frutas por los zumos azucarados, o como mucho, plátanos.

Casa Rosquillas se ha convertido en dos escenarios a la hora de comer:

-En un "ring de lucha" continua: Si queremos que coma variado y como antes, volviendo a aceptar los platos que solíamos comer o cenar.

-En un buffet libre: Al resignarme y no querer amargarme ni convertir cada comida en una batalla campal de gritos y lanzamiento indiscriminado de alimentos al suelo, le ofrezco los platos que sé que más le gustan, eso sí, sacándole primero lo que toca ese día. Y si, después de intentarlo, no quiere comérselo, pasar a aquellos "alimentos estrella" que sé que no fallan y de los que comerá algo, aunque sea en cantidades de "tapas".

Sé que no es la situación ideal, que la casa no ha de convertirse en un restaurante pero sino, la única alternativa que contemplo es comenzarle a dejar a comer en la guardería. Me preocupa tanto que esté bajo de peso como que no tenga una alimentación variada ni equilibrada, así como las batallitas que vivimos cuatro veces al día siete días a la semana.

¿Qué haríais en mi lugar? ¿Creéis que el comedor escolar puede ser la solución a nuestros problemas con la comida?